Juan Montes

Breve reseña biográfica
Apéndices

Audios
Jornadas sobre Juan Montes (año 2011)

Vídeos

Publicaciones
Partituras

XAN MONTES (1840 – 1899)

Juan Bautista Varela de Vega ha publicado el trabajo biográfico más extenso y documentado sobre este músico. A partir de esta publicación sacamos unas líneas que ofrezcan un breve resumen de la vida de J. Montes:

Xan (Xoán/João) Montes (Juan Hermenegildo Montes Capón) nació un 13 de abril en una casa de la calle Rua Nova de Lugo, probablemente en el número 30, hijo de Félix Montes y Juana Capón. Como feligrés de la parroquia de S. Froilán, fue bautizado en la capilla del mismo nombre de la Catedral lucense, sede parroquial en aquel tiempo.

Con nueve años de edad quedó huérfano de padre en marzo de 1850 y en octubre de ese mismo año ingresó cómo estudiante en el Seminario Diocesano de Lugo, por aquel entonces situado en el edificio de la Plaza Mayor que hoy ocupa el colegio de los PP. Franciscanos. En el Seminario hizo sus estudios hasta el año 1863, cursando cuatro años de Latinidad y Humanidades, tres de Filosofía, y cinco de Teología. En esos años de estudio tomó el primer contacto con el estudio de la música, al recibir las primeras lecciones de un “dómine de palmeta* que lo instruyó en los rudimentos del solfeo. Con un manual de armonía, hurtando horas al estudio de la teología y ayudándose de una “plebeya guitarra”* comenzó su andadura cómo músico, componiendo motetes, villancicos, pastorelas de navidad...

Salve Regina, fechada el 26 de mayo de 1857. La composición más antigua de Montes conservada en el Seminario
Foto de Fernando G. Jácome

 

Manuel García Gil, profesor y vicerrector del Seminario, animó a Montes, en el año 1853, a formar un coro de seminaristas para adornar con música los cultos a María en el mes de mayo, en la Capilla de los Ojos Grandes de la Catedral. Se hizo ese año, y se repitió la experiencia en años siguientes.

Con 23 años abandonó el Seminario y volvió a la casa materna, situada ya en el número 23 de la Plaza de Santo Domingo, donde vivirá el resto de sus días. Se empleó cómo pianista de una sociedad recreativa de reciente formación, el Círculo de las Artes, donde tocó el piano para deleite de los socios. En este empleo coincidió con una de las figuras importantes de la música lucense, Isidoro Blanco, pianista y organista en la catedral. En el año 1865 abandonó el cargo, la petición de algunos socios descontentos con el tipo de música que Montes ofrecía en los bailes de la sociedad. Dejó el puesto, y habrán de pasar quince años hasta volver a ejercer como pianista en otra sociedad recreativa, el Casino de Caballeros, donde trabajará desde 1880 hasta 1893.

En 1876 el ayuntamiento de Lugo le encargó a Montes a formación de una banda municipal. Como director cobrará 1.250 pts al año. En octubre de ese año, la banda debutó bajo la batuta del maestro, con la sinfonía de El Pirata de Bellini. Además de la banda municipal, dirigió también la Orquestra del Teatro Municipal. En agosto de 1883 Montes dejó la dirección de la banda por la situación de dejadez por parte de las autoridades del ayuntamiento, hecho que ya habían denunciado los músicos.

Banda municipal de música con Juan Montes

Otro hecho destacado de Montes en esa época es la oposición al cargo de organista segundo de la Catedral. Al conseguir el puesto en 1878, la catedral pasó a contar con Isidoro Blanco como organista primero y Montes como organista segundo.

En septiembre de ese año se formó una Estudiantina para poner música festiva en las celebraciones del S. Froilán. Los músicos de la estudiantina (40 chavales cantantes acompañados de guitarras, violines, bandurrias, flautas y percusiones varias) recorrieron las calles del centro de la ciudad el día 4 de octubre. La visita del Orfeón Coruñés dirigido por Pascual Veiga a la ciudad en ese S. Froilán favoreció que los jóvenes de la Estudiantina visitaran la ciudad de la Coruña tiempo después, estableciendo un vínculo con esa formación musical.

Estudiantina lucense
Foto del archivo de Carlos Latorre Díaz

La Estudiantina se disolvió en el año 1879, dejando la semilla para la creación de un orfeón. Esta experiencia musical favoreció las circunstancias que permitieron a Montes fundar en ese momento el Orfeón Lucense, con el que conseguirá grandes éxitos en los años siguientes, como el premio obtenido en el Certamen Musical de Ferrol, convocado para la inauguración del Dique de la Campana.

Foto: "Xan Montes. O músico esquencido"

En los años siguientes el Orfeón disminuyó su actividad de ensayos y actuaciones, de suerte que la mediados de los 80 está casi desaparecido. Montes, no obstante, mantenía su intensa actividad musical dando conciertos con el “Sexteto Montes”, una agrupación de cámara que dirigía él mismo, y con la que traía a los lucenses las mieles de la música clásica de la época.

En el año 1887 Montes dio un nuevo impulso a la música de la ciudad fundando el Orfeón Gallego, contando con 50 voces masculinas. Con este nuevo orfeón también escribirá páginas de gloria, con los premios de Santander y Bilbao. Como director de esta agrupación seguirá produciendo música coral, como baladas, muiñeiras, motetes y haciendo diversos arreglos hasta el fin de sus días.

Fue también en 1887 cuando recibió por su Te Deum el primero de los reconocimientos como compositor, al conseguir el segundo accésit en el certamen de composición celebrado en el Escorial con motivo del XV centenario de la conversión de S. Agustín. A este premio seguirán otros muchos, en Galicia y fuera de ella, que colocaron a Montes como uno de los principales compositores del país y del estado español durante el siglo XIX, tanto en el campo de la música religiosa como en el de la música popular. El crítico musical Ramón Arana, en el panegírico escrito a la muerte de Montes en junio de 1899 escribía en el periódico “El Regional: “No podemos ahora, bajo la tremenda impresión recibida, justipreciar los incuestionables méritos del que superó a Pacheco en el género religioso e a Marcial del Adalid, en el popular;

Montes en la portada de "La ilustración Musical Hispano Americana, nº 182 (1895)

 

Como compositor inició en esos años una intensa labor, presentándose a diversos certámenes musicales y consiguiendo en ellos premios como los que llevó por la Alborada gallega para banda (Vigo, 1888), por la Sonata descriptiva gallega para cuarteto de arco, Balada gallega para canto y piano y Plegaria a la Virgen (A Coruña, 1890), polo Paso-doble sobre aires populares de Galicia para banda y Nocturno para orfeón (Vigo, 1891), o el triplete conseguido con una Romanza para canto y piano, un Paso-doble para banda y una Barcarola para orfeón en el certamen de León (1892), año también del premio a la Fantasía sobre aires populares gallegos para grande orquesta en el certamen de la Habana (1892). Además de estos premios, también son destacables el segundo accésit de Valencia (1893) por la Misa sobre los himnos Eucarsíticos, o el premio de Santiago por su Missa in honorem Sancti Iacobi Apostoli (1897).

En la Catedral de Lugo, después de la destitución de Domingo Peña como maestro de capilla y del ínterin en que ocupa el cargo Márquez como interino fue nombrado Montes, también de forma interina, para ejercer la función de maestro de capilla. En ese puesto permanecerá hasta que en 1894, por oposición, ocupó el maestrazgo Octavio Torres.

En la madrugada del 24 de junio de 1899, tras acostarse indispuesto y con un fuerte dolor de cabeza, murió Xoán Montes en su casa de Santo Domingo. La ciudad entera quedó conmocionada, y Galicia también asistió con pasmo a la noticia del fallecimiento del querido y respetado maestro. Innumerables son las muestras de luto que recibe la familia y las sociedades lucenses en los días siguientes al deceso. Procedente de la Liga Gallega, de Santiago de Compostela, con fecha de 25 de junio de 1899 llegó una carta impulsando la idea de construir un monumento  “a la memoria del que era un verdadero genio de la música y del canto popular de Galicia y en el cielo del divino arte, una estrella semejante en magnitud a Rosalía de Castro en la esfera de la poesía regional” La carta iba firmada por el presidente y secretario de la Liga Gallega de Santiago, Salvador Cabeza León y Alfredo Brañas, respectivamente.

*Con esas palabras lo cuenta Indalecio Varela Lenzano, alumno de Montes, quien un año después de la muerte del maestro contraería matrimonio con la sobrina de éste, Asunción Montes.

Apéndices

En base a informaciones obtenidas a través de la consulta de prensa histórica ofrecemos estos apuntes que complementan el conociemiento que tenemos de Montes a partir de las publicaciones de Varela de Vega.

1887. Montes en París


Así vio Montes la torre Eiffel em París en 1887. La foto (de wikipedia) corresponde al estado de obra (levantamiento del pilar 3) el 18 de julio de ese año.

A comienzos de junio de 1887 Ángel Montes, sobrino de J. Montes, fue mordido en la calle de San Roque de Lugo por un perro sospechoso de ser rabioso. Ante la posibilidad de desarrollar Ángel la terrible enfermedad salieron para París el 18 de junio tío y sobrino, con destino a la clínica Pasteur, pionera en Europa en el tratamiento contra la rabia.

Ya en el verano del año anterior la Diputación de Lugo había sufragado los gastos de viaje a Jesús Rodríquez López, médico lucense y amigo de Montes para acompañar en su viaje a París a una joven lucense que también, al ser mordida por un perro rabioso, tuvo necesidad de ser atendida en dicha clínica. Jesús Rodríguez López además de médico era escritor, y fue el autor de la letra de la famosa muiñeira de Montes "O bico".

Salieron, pues, con destino a la capital francesa, de donde volvieron a Lugo el 8 de julio con Ángel totalmente restablecido. Cabe suponer que en esos días de estancia en París Montes habrá tenido la oportunidad de asomarse a las obras de la incipiente Torre Eiffel, cuya primera piedra se había puesto el 28 de enero de ese mismo año. Los trabajos de cimentación de la torre fueron concluídos el 30 de julio, cuando quedaron listos los cuatro pilares que habrían de soportar la fabulosa torre, así que la apariencia de la obra que Montes podría haber visto sería muy similar a la de la foto.

Tampoco sería descabellado -ya que nada sabemos de este viaje a través del biógrafo de Montes, Varela de Vega- pensar que Montes habría aprovechado la visita para embeberse en el mundo musical parisino de 1887 (año en que ese grupo de músicos que firmaron el ocaso del romanticismo fueron llamados "impresionistas"), conocer de primera mano a música de Debussy, de Satie o de Faure, asistir a la ópera... o quizás conocer personalmente a Laurent de Rillé, referente de la música orfeonística.

1888. Os primeiros pasos do Orfeón Gallego, e "Adiós", a melodía de Schubert que non era de Schubert.

A mediados de marzo de 1888 la prensa local anuncia la noticia de que, bajo el nombre de Orfeón Gallego, se constituye una nueva masa coral en Lugo bajo la dirección del laureado maestro compositor D. J. Montes. El coro cuenta en ese su inicio con 34 jóvenes miembros que ensayan un "Miserere" para estrenar el siguiente Miércoles santo en la ciudad.

Después de esta primera intervención el nuevo orfeón se ponen manos a la obra para presentarse en público en el Teatro de Lugo, tal vez el mes de junio. La prensa comenta que se oye ponderar con mucho una bellísima melodía de Schubert arreglada para voces solas por el "inteligente director", y también se hacen elogios de la canción gallega "Que ten o mozo?", de Piñeiro, que había cantado el pasado año en Madrid el orfeón Él Eco. En la velada también participará el sexteto de Montes.

Será la final el sábado 7 de julio que el orfeón revela al público lucense el fruto de los ensayos de esta oriente formación. En la lista está anunciada una "Barcarola" a voces solas de Montes, "Aux bords du Rhim" de Kunck, "Adiós" de Schubert y "Que ten o mozo?" de Piñeiro, además de varias intervenciones instrumentales del Sexteto de Montes.

Programa de la velada en "El Regional", 7 de julio de 1888

El día siguiente la prensa cuenta que el concierto no fue tan concurrido como estaba acostumbrado el teatro a ver en ocasiones anteriores, con el Orfeón lucense, sin embargo los números anunciados fueron ejecutados con perfección. Les gustó mucho a "Barcarola" y "Aux bords du Rhim" mas la delicada melodía de Schubert fue tan maxistralmente interpretada y con tal afinación que hubo un momento en que dudó el periodista autor de la crónica si la voz de los tenores procedían de un coro o sólo de un consumado artista. También "Que ten o mozo?" le gustó mucho. Todas fueron muy aplaudidas, aunque el público pidió la repetición de la dos últimas.

Adieu, de François Schubert

Por cierto, que la tal melodía de Schubert no es de este autor, sino de August Heinrich von Weyrauch (1788 - 1865), publicada polo autor en 1824, en alemán, como "Nach Osten". Una posterior versión francesa publicada en París cerca del año 1835 bajo el título "Adieu!" de F. Schubert atribuye esta melodía al compositor austríaco, y el barullo es aún mayo cuando Richault vuelve a publicar la obra en 1844 y traduce F. Schubert como François Shubert, lo que pasa la falsa autoría a François Schubert (1808 - 1878) y la confusión hace olvidar al bueno August, autor de la melodía que conmovió a Montes.

1890. El Certamen Musical de A Coruña y la "Plegaria a la Virgen"

El año 1890, con motivo de la celebración de las fiestas de la patrona de la ciudad, la Virgen del Rosario, el Orfeón Coruñés nº 4 que dirigía y presidía Pascual Veiga decidió organizar un certame musical de composición con el jurado formado en París y presidido por el eminente compositor Laurent de Rillé. Montes se presentó a dicho certamen con tres obras: una Sonata para cuarteto de cuerdas, una plegaria para orfeón dedicada a la Virgen del Rosario, y una Balada gallega para canto y piano.

As lixeiras andurñas en Edición de Canuto Berea.

La Plegaria a la Virgen del Rosario "El piélago del mundo" enviada por Montes llegó a Coruña a mediados del mes de julio, y la prensa local lucense da noticia de que «en la secretaría del orfeón Coruñés nº 4 se han recibido diez composiciones, quedando registradas co los números 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40 y 41 respectivamente, y que contienen los siguientes lemas: [...]» Esto da una idea de que la concurrencia de competidores fue abundante. La plegaria de Montes va presentada con el lema “Ora pro nobis virgo sacratissimi Rosarii” El obispo Aguirre fue el donante del premio a la Plegaria, como ya anunciana la prensa en el mes de abril: «los premios recibidos hasta la fecha para el Certamen musical organizado por el Orfeón Coruñés nº 4 son los siguientes: un hermoso tríptico del Ilustrísimo señor Obispo de Lugo. Una rica pluma de oro del Ilustrísimo señor don Eduardo Vicenti [... etc]»

Plegaria a la Virgen. Portada de la edición de Canuto Berea.
Foto de Fernando G. Jácome

El jurado otorga a las tres obras presentadas por Montes los primeros premios en sus respectivas modalidades. El 27 de agosto sale en la prensa local (El Lucense) el veredicto del certamen emitido desde París, en el que da la relación de los lemas de las obras premiadas, entre ellos una plegaria con lema "Ora pro nobis virgo sacratissimi Rosarii". Mas es el 30 de agosto cuando el público de Lugo puede leer la noticia de los premios conseguidos por nuestro paisano: «Tenemos una vivísima satisfacción, un verdadero y noble orgullo, al participar a nuestros lectores una noticia que acaba de comunicarnos el telégrafo. Juan Montes, el modesto e inteligente músico que tantos días de gloria lleva proporcionado a Lugo; el primer compositor gallego que acometió con feliz éxito el difícil empeño de dar a la música regional, al melancólico canto de nuestros campesinos, la forma clásica que Haydn y Mozart han idealizado; el que, en el campo del arte, cuenta tantas victorias como veces ha luchado, acaba de obtener un triunfo más, pero importantísimo, TRIPLE

De hecho, la "Sonata descriptiva gallega" para quarteto hizo que el público amante de la buena música de los quartetos de Haydn y Mozart pudiera escuchar un alalá tocado con los instrumentos de arco y la balada "As lixeiras anduriñas" hizo que los amantes del lied de Shubert pudieran escuchar una música igual de sublime cantada en gallego.

El eco de la prensa coruñesa, que recoge el periódico "El Lucense" da la noticia de que Montes recogió los tres primeros premios entre los aplausos del público coruñés. En la ciudad de Lugo las fachadas de los edificios que ocupaban el Casino y el Círculo de las artes lucieron lindas iluminaciones, pudiéndose leer, en esta última sociedad, las iniciales J M escritas con bombillas de cristal.

Sobre la plegaria "El piélago del mundo", además de lo publicado por Varela de Vega y López Calo, podemos decir:

A partir de los manuscritos conservados en la biblioteca del Seminario diocesano de Lugo, archivo de la S.I.C.B. de Lugo y de la edición impresa en Canuto Berea se pode inferir la existencia de tres versiones distintas de la Plegaria:

  • La original, presentada a concurso con el antedicho lema dedicado a la Virgen del Rosario, es para 4 voces de hombre, dos tenores y dos bajos, a cappella. En el texto se hace mención a la Virgen nos acompases 27-34: "¡Oh, Virgen del Rosario, en tan revuelto mar del alma en el santuario elévase tu altar!"
  • Otra versión es la conservada en las cuarto particellas para orfeón (dos de tenor, una de barítono y otra de bajo) en la catedral, que viene titulada como "Plegaria de concierto". No presenta acompañamento de órgano, y tiene unas pequeñas diferencias en el texto con respeto a la partitura enviada a concurso. Como por ejemplo, en esos compases 27-34 dice: "¡Oh, Virgen bondadosa, en tan revuelto mar el alma siempre ansiosa te invoca sin cesar" Y en los compases 5-8 el texto cambia del "un denso caos profundo le cubre sin cesar" al "un denso caos profundo de sombras cubre el mar" Y por último, en la parte final de la plegaria, los versos "Los *héroes de *Lepanto en ti *su triunfo ven. ¡*Cubridnos con *tu manto, *protégenos *también!" pasan a ser "*tu eterna protección, *atiéndelo, Señora, *acoge *su oración!
  • Una tercera versión es la publicada por Canuto Berea con el mismo texto de la "Plegaria de concierto" y con acompañamento de órgano. Se conserva, además de la versión impresa, la manuscrita incompleta en el Seminario (le falta la última página). Indica que se pode ejecutar la obra con orfeón o bien la una voz sola con acompañamento de órgano. En esta partitura añade Montes la marca de metrónomo dando valor a la negra = 54, además de la indicación inicial de legatissimo. La dedicatoria que exhibe ya no es la de la versión original "A la *Santísima Virgen del Rosario" sino que pasa a ser "Al donante del premio, el Ilmo. Sr. D. Fray Gregorio María Aguirre, obispo de Lugo"

     

Portadas de los manuscritos de las Plegarias en las diferentes versiones referidas

Foto de Fernando G. Jácome

1892. El feliz año de la Negra sombra

1892 fue un año lleno de fastos en conmemoración del cuarto centenario del descubrimiento de América por Cristóbal Colón. Para Montes supuso un año de especial fortuna en el ámbito del musical, como compositor y como director de su Orfeón Gallego.

Con motivo del centenario, en León se prepara una "Exposición Regional Leonesa" a celebrar entre los días 20 de septiembre y 15 de noviembre de 1892. Para la inauguración de la exposición se estrenará un himno que será seleccionado mediante concurso. Se publican las bases del concurso de composición del himno, que ha de ser para orfeón la doble coro sobre un texto que comienza con el aterrador verso "Salid de las tumbas". Las bases, publicadas por la prensa de Lugo en el mes de abril, indican que el himno tiene que ser presentado al jurado antes del 1º de mayo. Montes componen ese himno, y en el 26 de ese mismo mes llega la Lugo por telégrafo la noticia de que el himno presentado por él, había recibido el primero premio.

En esos días, más o menos la mediados de junio, se publican también las bases de unos certámenes musicales de composición y de interpretación con motivo de dicha "Exposición Regional Leonesa". Montes participa como compositor optando al premio a la mejor "Barcarola para orfeón", a la mejor "Romanza para tiple o tenor y piano", y al mejor "Pasodoble para banda".

Manuscrito de la primera página del Pasodoble premiado en León

Archivo del Seminario de Lugo. Foto de Fernando G. Jácome

Entre tanto, desde el otro lado del Atlántico, en la Isla de Cuba, las asociaciones culturales están trabajando a destajo para conmemorar esos 400 años del descubrimiento de América. Una escisión del Centro Gallego de La Habana, la Sociedad “Airiños d'a Miña Terra”, se une a la celebración de la efeméride convocando un concurso de composición musical que dotará con Medalla de Oro y 100 pesos de oro a la mejor composición para orquestra sobre aires populares gallegos. Las bases son publicadas en la prensa local el 19 de julio de 1892. Montes participa y envía a La Habana una Fantasía para gran orquesta sobre aires populares gallegos La obra resultó ganadora del primero premio y el veredicto del certamen es dado a conocer en La Habana el 10 de septiembre de 1893. La noticia llega a Lugo y es publicada en la prensa con escaso ardor, en un 2 de octubre de 1893. La partitura para orquestra está hoy perdida, sin embargo, se conserva la versión que Montes hizo para Banda de la misma obra, publicada en la Coruña por Canuto Berea, y cuyo original manuscrito duerme en el archivo del Seminario Diocesano de Lugo.

Manuscrito de la primera página de la Fantasía sobre aires gallegos, premiada en La Habana

Archivo del Seminario de Lugo. Foto de Fernando G. Jácome

A mediados de agosto se recibe en Lugo la noticia de que en el certamen de composición de Pontevedra, en el que Montes era contendiente, nuestro paisano había recibido los dos premios en disputa, con sendas baladas para orfeón: "Doce sono" y "Negra sombra".

En esos mismos días, el Orfeón Gallego está inmerso en la preparación de las competiciones corales de Santander y Bilbao, y preparando la toda máquina, tanto las obras obligadas de los certámenes (Los hebreos cautivos, para el de Santander, y el mastodonte de 42 páginas La caza del corsario para el de Bilbao), como las obras de libre elección.

La caza del corsario, de Cleto Zavala

Obra obligada en el certamen de orfeones celebrado en Bilbao los días 27 y 28 de agosto de 1892

Sobre 17 de julio el Orfeón recibe la obra obligada de Bilbao y queda sorprendido por la dificultad y extensión de ésta. El frenético trabajo con el coro y como compositor no impide, más bien parece que provoca, una paradita para tomar un relax y buscar nueva inspiración. Entre el 26 de julio y el 3 de agosto, Montes hace su excursión anual a Céltigos, donde tomará las aguas y los baños, y encontrará el ambiente e inspiración necesarios para la composición musical. De Céltigos trae en la carpeta a referida "Romanza para tiple o tenor y piano” (Duerme la gota trémula) datada en el 29 de julio de 1892.

Vuelve la Lugo Montes y retoma los ensayos con el Orfeón, y ya el 12 de agosto un periódico local anuncia que ultimó la preparación de la obra La caza de él cosario. Esto nos da una idea de la capacidad de trabajo del Orfeón Gallego.

Días después salen los coristas de viaje en el tren hacia Palencia. Participa el Orfeón, dirigido por Montes, en los concursos de orfeones celebrados en Santander y Bilbao, y consigue en Santander un segundo premio que sabe a primero, y en Bilbao tres premios (una corona y dos palmas). La ciudad de Lugo parece enloquecer de alegría y orgullo por tener tan ilustre hijo y tan buen coro.

 A finales de octubre llega la noticia de que Montes se erige como ganador del certamen de composición de León antes referido, en las modalidades de “Barcarola para orfeón”, “Romanza para cuanto y piano” y “Pasodoble para banda”. Con estos triunfos completa un póker de ases en León, en un año en que sería su consagración definitiva como compositor y como director del Orfeón Gallego.

2017. En el 125 aniversario de la Negra sombra

Fernando Gómez Jácome,  director de Solo Voces.

En el año 2017, cuando la Negra sombra cumplía sus 125 años, la redondez de la cifra parecía ofrecer una buena ocasión para volver a desempolvar la partitura y hacer un poco de fiesta en Lugo, en esta ciudad nuestra que tiene la honra de ser la patria natal de Xoán Montes. Para eso, desde el Grupo Vocal Sólo Voces” que dirijo, y como parte de las actividad que venimos desarrollando desde hace casi 20 años a favor del estudio y la difusión de la figura de Montes, decidimos organizar un acto musical de carácter “coral” -en el sentido de colectivo- sobre la obra más egregia del maestro Montes, aprovechando su aniversario.

Contando con la participación de otros músicos aficionados y profesionales de la ciudad, decidimos hacer algo que creemos que nunca antes se había hecho: interpretar, en un mismo concierto, las tres versiones de la Negra sombra que, salidas de la pluma de Montes, aun se conservan: la versión para canto y piano, la versión para orfeón, y la versión para banda, esta última arreglada por el propio autor a partir de la obra original (hoy perdida) escrita para grande orquestra, y de la que la Negra sombra constituye el movimiento central, el segundo de los tres que conforman la Fantasía sobre aires populares gallegos premiada en la Habana en aquel 1892.

Estos músicos aficionados y profesionales con los que tuvimos la honra de contar en el concierto fueron: Esperanza Iglesias, soprano, Aurelio Chao, piano, el Orfeón “Xoán Montes” y David Robles Pacho, piano, dirigidos por Elisabeth Filgueira Gesteira y la Banda Filarmónica de Lugo dirigida por Iván Martínez Sabio. El programa del concierto estuvo formado íntegramente por obras de Montes, y en él pudimos escuchar, al lado de las tres versiones referidas de la Negra sombra, el estreno de la Romanza Duerme lana gota trémula premiada en León también en 1892 y las 6 Baladas gallegas (a cargo de Esperanza Iglesias, Solo Voces  y Aurelio Chao), el estreno del himno A la venatoria para orfeón (a cargo del Orfeón “Xoán Montes” y David Robles), y fragmentos de la Missa in honorem Sancti Iacobi Apostoli a cargo de Solo Voces y Aurelio Chao, dirigidos por quien esto escribe, Fernando Gómez Jácome.

A partir del original manuscrito y de la publicación hecha por Canuto Berea de la Fantasía sobre aires populares gallegos, conservadas en el archivo del Seminario Diocesano de Lugo, Iván Martínez Sabio se encargó de adaptar la partitura para ser tocada en el que es hoy en día una banda, que no se corresponde estrictamente con el que era hay 125 años.

El busto de Montes en Lugo

En la estupenda obra biográfica “JUAN MONTES. Un músico gallego” escrita por Juan Bautista Varela de Vega con motivo del sesquicentenario de J. Montes, y editada por la Diputación de A Coruña (1990), así como en el libro del mismo autor “Xoán Montes. O músico de Lugo” que editó el Ayuntamiento de Lugo en 1999, centenario de la muerte del músico, y en la obra “El músico Juan Montes y los poetas gallegos” (2001) también de Varela de Vega, el biógrafo comete el error de confundir el lugar de la primera y segunda colocación del busto de Montes en Santo Domingo. Ese error es repetido en la obra publicada por El Progreso “FILLOS DE LUGO. Xoán Montes” en 2002, con textos de Teresa Lastra Magadán.

Convencido del error de este dato, Fernando G. Jácome, director de Solo Voces, a través de la lectura de la prensa local de la época y documentos que obran en poder de Juan Soto puede reconstruir la cronología del busto más o menos así:

Tras la muerte de Montes la prensa de Lugo (El Regional, 27 de junio de 1899) apunta la idea de recordar a Montes bien con un Mausoleo, una estatua, lápidas conmemorativas y el nombre de una calle. Con fecha de 25 de junio sale de Santiago una carta de la Liga Gallega de Santiago, firmada por Alfredo Brañas como secretario y por el presidente, Salvador Cabeza León, que es recibida en Lugo días después, formulando la idea de erigir un monumento a Montes en Lugo. En el 28 de junio el Círculo de los Artes celebra una junta extraordinaria en la que se da lectura a la carta de la Liga Gallega, carta que refleja el acuerdo que ya fuera tomado en el día 24, por el que los socios del Círculo habían comisionado al presidente, vicepresidente, secretario y director artístico de la Sección Lírico Dramática, para que propusieran el tipo de obra a hacer con la que perpetuar la memoria de Montes:

Detalles de la base del monumento.

Fotografías de Manuel Buján Peón

“Entiende además, la Junta que el nombre de artista tan esclarecido, no puede ser olvidado en el transcurso de los tiempos; que su memoria debe mantenerse constantemente viva por medio de algo externo que la perpetúe y que el Círculo de las Artes de Lugo está obligado a tomar en tal sentido la iniciativa, y, al efecto acuerda que los citados señores presidente, vicepresidente y secretario, en unión del Sr. don Francisco Rodríguez Besteiro, director artístico en la actualidad de la sección Lírico Dramática, estudien y propongan en plazo breve el modo de dar forma a las aspiraciones de la Junta teniendo en cuenta que el pensamiento de esta es el de realizar una obra que no revista exclusivamente carácter local, puesto que la pérdida irreparable del maestro insigne afecta no solamente al pueblo lucense donde vio la luz de la vida, vivió y produjo sus más hermosas composiciones, sino a los gallegos todos, que en Galicia buscan en la música de Montes regocijo y esparcimiento para el espirítu, y fuera de Galicia consuelo a las tribulaciones que ocasiona la nostalgia de la patria.”

Poco después comienzan a realizarse actos en el Círculo para recaudar fondos para llevar a cabo estas ideas.

La muerte de Alfredo Brañas, en 1900, como miembro fundamental de la Liga Gallega supone en cierto modo un enfriamiento del impulso inicial. Entre 1900 y 1902 se van a activar una y otra vez suscripciones para recaudar fondos con que erigir un monumento.

Boletín de suscripción. Jesús Rodríguez López, el médico autor de la letra de la muiñeira "O bico" aporta 5 pts.

Foto del archivo de Juan Soto

Mientras el busto va siendo proyectado, en la ciudad se va pensando dónde colocarlo. En un artículo de Jesús Rodríguez López, el médico, publicado en el periódico “El Regional” en febrero de 1900 se apuntan varias ideas sobre la mejor ubicación para dos de las estatuas que estaban siendo proyectadas para adornar las plazas de Lugo: una civil, la de Montes, y otra de carácter religioso, dedicada a “El salvador del mundo”. Jesús Rodríguez apunta como lugar idóneo para el busto de Montes la confluencia de las calles Castelar y Manuel Becerra (hoy Calle Teatro y Calle del Progreso, respectivamente) Para la estatua al Salvador indica como lugar más adecuado el centro de la alameda de la Plaza Mayor. Otros espacios que apunta como posibles para alojar unos monumentos de esas características serían en opinión de este médico los jardines de palacio episcopal y los jardines de Obispo Izquierdo.

Amor Meilán días después contesta con otro artículo en el mismo medio poniendo reparos a colocar estatua alguna en la plaza Mayor, pensando en la inminente remodelación de este espacio, que llevaría consigo la desaparición de la antigua fuente de los leones. Aun así está de acuerdo con que el busto de Montes debe ser colocado en un lugar destacado: “... Lo de Montes es otra cosa; esa sí que por su carácter profano y exclusivamente artístico, tiene su sitio marcado en el punto más visible y de mejores perspectivas”

Meilán aduce que sería un error colocar ahí el busto para -quizá meses después- tener que desmontarlo para hacer obras en la plaza: “y no creo que sea cosa de tener que andar con la efigie del bondadoso maestro, de un lado para otro, a cada reforma que la plaza Mayor sufriere”

En febrero de 1902 se saca a concurso el diseño del monumento, que ha de ser busto sólo, y se presentan siete propuestas. En octubre de 1902 se exhiben para ser valoradas.

Foto del archivo de Juan Soto

Se elige la de el escultor Eugenio Duque, y en junio de 1903 el artista ya ha terminado el diseño del busto, que será fundido en Barcelona. En octubre de ese año es recibido en Lugo, en un cajón que pesa 120 kg.

Artículo de El Correo Gallego donde se describe el proyecto del busto en el taller del escultor Eugenio Duque, antes de su fundición. Mayo de 1903
(click para ampliar)

        

Modelo en yeso del busto de Montes. Museo diocensano de Lugo. (Fotos de Fernando G. Jácome)

En 1904 es colocado el busto y monumento en la plaza de santo Domingo, en ese cruce de las dos calles que apuntaba Jesús Rodríguez, frente a la casa de Correos. Las obras son supervisadas por Eugenio Duque, y llevadas a cabo entre los días 12 y 14 de enero. Rematada la obra, se tapa con un pañuelo blanco, que lucirá por 2 meses completos. Se hace una nueva suscripción para hacer un lindo jardín y aceras que rodeen el monumento.

Plano de Lugo datado entre 1903 y 1914

Detalle del centro de la ciudad. Santo Domingo con el monumento y los jardincillos en la confluencia de Manuel Becerra y Castelar

Arquivo histórico provincial de Lugo

La inauguración del busto espera a que sean resueltos varios asuntos. Por ejemplo, en una sesión del municipio celebrada en el 25 de enero de 1904 se discute una petición de los vecinos de Sto. Domingo: "piden que el jardín que ha de rodear el busto del maestro Montes se reduzca de manera que permita destacarse mejor la artística obra y no ocupe casi toda la parte superior de la plaza"

El busto de Montes en su primera ubicación (entre 1904 y 1915) "mirando al escudo de la casa de correos"

En el periódico del 16 de febrero de 1904 el periodista “Ramiro” de “El Regional” escribe escandalizado por no haberse terminado la obra y no ser inaugurado el monumento que ya lleva un mes con el trapo sucio en la cabeza (el pañuelo blanco) y dice: "una cosa es lo que deba hacerse y otra lo que se hará. [...] por eso, sin duda, no se colocó en el centro de la plaza en que se levantó; por eso, sin duda, se le colocó mirando al escudo de la casa de correos, como si de propósito se buscara la peor orientación y la menor visibilidad..."

Finalmente, con la visita de Alfonso XIII la Lugo el 15 de marzo de ese año esparcieron arena en las calles de S. Marcos, Sto. Domingo y Reina y quitaron el trapo de la cabeza del pobre Montes, sin inauguración alguna. Es un poco triste.

Años después, con la aparición de los coches a motor se modificó la Plaza. En 1906 se construye la Plaza de Abastos (todo el mercado se hacía en la zona baja de la plaza en tiempos de Montes, por lo que habría sido un estorbo colocar ahí el monumento inicialmente). En 1915 se planea la remodelación, construcción de calzadas y un paseo céntrico que fue llamado por el  ingenio popular "la sartén" porque era estrecho y largo en la zona alta de la plaza y redondo en la zona baja, donde se ve en la foto el busto de Montes:

La "sartén" con el monumento al fondo, delante del Palacete de Velarde

delante del Palacete de Velarde

Mientras se remodela la plaza se discute a donde se hay llevar el busto: unos proponen llevarlo al jardín de Obispo Izquierdo (Campo Castillo) y otros (el alcalde) colocarlo en el extremo del paseo céntrico en la parte baja de la Plaza de Santo Domingo. Desde la colocación de la estatua de Montes en Sto. Domingo el busto fue lugar de realización de homenajes y ofrendas de muchos coros de toda Galiza, de toda España que no quisieron dejar caer en el olvido la memoria de Montes.

1916. El busto de Montes en su segunda ubicación. Rondalla Airiños da Terra de Ferrol rinde homenage a Montes

 

Años después el busto fue parar a los jardines de S. Roque. Lo inadecuado del lugar para continuar con la tradición de homenajes a Montes -y hay incontables reseñas de homenajes musicales y florales- bien lo sabe el Orfeón “Xoán Montes” que todos los años canta al maestro con motivo de su aniversario. En 1940 escribía en el periódico local El Progreso el Sr. Trapacero (Trapero Pardo), a modo de broma, algo que nos da idea de más o menos cuando se comenzó a pensar en exiliar a Montes:

"EL Progreso". 5 de mayo de 1940
click en la imagen para leer el artículo

Busto de Montes en su tercera situación, en los jardines de S. Roque

Arquivo histórico provincial de Lugo

En 2011, en una de las jornadas que Solo Voces dedicamos a Montes, comentó nuestro director Fernando a Antón Bao, entonces diputado de Cultura que mientras que llevaba la estatua en cuestión iba siendo hora de colocarla en una glorieta, en O Ceao, por ejemplo. Ahí fue la primera vez que se habló de que la estatua itinerante, o la estatua centrífuga, bien merecía estar en el centro, donde le corresponde al hijo más ilustre de la ciudad de Lugo.

AUDIOS

Algunas obras y fragmentos grabados por Solo Voces en nuestro Cd Grupo Vocal Sólo Voces - "Dous Séculos de Música Lucense"

02 - Juan Montes - Veni creator
03 - Juan Montes - Negra sombra
04 - Juan Montes - Un bico (Muiñeira para orfeón)
05 - Juan Montes - Misa de defuntos - Introito
06 - Juan Montes - Misa en honor do Apóstolo Santiago - Kyrie
07 - Juan Montes - Misa en honor do Apóstolo Santiago - Sanctus
08 - Juan Montes - Misa en honor do Apóstolo Santiago - Benedictus

 

JORNADAS SOBRE JUAN MONTES

Entre los días 25 y 29 de abril de 2011 Solo Voces organizamos unas jornadas entorno a la figura del más importante de los músicos gallegos, nuestro paisano Xoán Montes Capón.

Fueron unas jornadas “para escuchar, ver y sentir al músico lucense”, motivadas por el olvido en que creemos que está sumido injustamente el autor, tanto su obra como su vida.

Las jornadas consistieron en: (descargar revista en PDF)

  • Una exposición, en el refectorio del Museo Provincial, de objetos relacionados con Montes: sus partituras, documentos históricos, imágenes y unos paneles explicativos de distintos aspectos de la vida y obra del maestro Montes.
  • Unas conferencias entorno a su vida, su obra, su época, el Lugo de finales del siglo XIX, con la colaboración de Adolfo de Abel Vilela, Lois Seixo Castro y Xan Carballal.
  • Un ciclo de cinco conciertos centrados en los distintos ámbitos en los que Montes desarrolló su música: las baladas, la música para Orfeón, la música orquestal, la música para banda y por último, la sinfónico–coral. Todo esto, con la colaboración de la Diputación provincial, el Museo Provincial, y el Ayuntamiento de Lugo, que prestaron las instalaciones y financiaron el proyecto, con el préstamo del material para la exposición del Seminario Diocesano, Museo catedralicio, Convento de Clarisas de Monforte y otros donantes particulares como Juan Soto, de la Fundación TIC que gravó todos los actos de la semana, y de la siempre socorrida Parroquia de San Pedro, que cedió su templo para algunos conciertos.

Los conciertos y conferencias siguieron el plan que muestran los correspondientes dípticos:

25 de abril: inauguración de las jornadas a cargo de Antón Bao, en la Sala del Mosaico del Museo Provincial, y concierto de Carmen Subrido (soprano) y Xoán Elías Castiñeira (piano) interpretando las “Seis baladas galegas”.

26 de abril: recorrido callejero con Adolfo de Abel Vilela por los espacios de la ciudad lucense más significativos en la vida de Montes. Acompañado por Solo Voces y Aurelio Chao, que ofrecieron diversas obras corales y orfeonísticas de Montes y otros.

27 de abril: conferencia de Lois Seixo Castro sobre el Lugo de finales del siglo XIX. Posteriormente un concierto del cuarteto “Saiva Nova” ofreció obras para cuerda de Montes, coreografiadas por alumnas del CDAN de Lugo.

 

28 de abril: conferencia de Xan Carballal sobre aspectos técnicos de la obra de Montes, seguida de un concierto de la Banda Municipal de Música de Lugo, con las obras para banda del autor.

29 de abril: concierto de clausura de Solo Voces acompañado por la Orquestra Clásica de Xove, dirigidos por Xan Carballal, que ofrecieron la “Missa in honorem Iacobi Apostoli”

Tanto los conciertos como las conferencias y la exposición fueron un éxito de público. Así lucía el Refectorio del Museo provincial antes de la inauguración:

Los paneles informativos, después de estar expuestos esa semana en el Museo Provincial, fueron expuestos en distintos centros de enseñanza, como el Conservatorio “Xoán Montes”, que lleva el nombre del maestro.

 

Como recuerdo para el público presente elaboramos unas bonitas postales para regalar a los asistentes, basadas en las portadas de la obra impresa de Montes:

Aquí se pueden ver unos vídeos de la jornada inaugural, con Carmen Subrido y Xoán Elías Castiñeira, y de la jornada de clausura a cargo de Solo Voces y Orquestra Clásica de Xove, dirigidos por Xan Carballal.

Baladas Galegas - O Pensar d'o labrego (Juan Montes)

Baladas Galegas - Unha noite n'a eira do trigo (Juan Montes)

Baladas Galegas - Doce Sono (Juan Montes)

Baladas Galegas - Lonxe da Terriña (Juan Montes)

Baladas Galegas - Negra Sombra (Juan Montes)

Baladas Galegas - As Lixeiras Anduriñas (Juan Montes)

Misa en Honor do Apóstolo Santiago (Juan Montes) - Kyrie

Misa en Honor do Apóstolo Santiago (Juan Montes) - Gloria

Misa en Honor do Apóstolo Santiago (Juan Montes) - Credo

Misa en Honor do Apóstolo Santiago (Juan Montes) - Sanctus e Benedictus

Misa en Honor do Apóstolo Santiago (Juan Montes) - Agnus Dei

publicaciones

Xan Montes. O músico esquencido

INB. Xoán Montes

Año 1978

Biografía

Juan Montes. Un músico gallego

Juan Bautista Varela de Vega

Deputación da Coruña

Año 1990

 

Biografía

Xoán Montes. O músico de Lugo

Juan Bautista Varela de Vega
Patronato de Cultura do Excmo. Concello de Lugo

Año 1999

Biografía

El músico Juan Montes y los poetas gallegos

Juan Bautista Varela de Vega

Año 2001

Estudio de la relación de los poetas gallegos con el músico lucense

FILLOS DE LUGO. Xoán Montes

Teresa Lastra Magadán
El Progreso de Lugo, S.L.
Año 2002

Breve biografía basada en las anteriormente publicadas

Historia do Orfeón lucense (Orfeón gallego) (1879 - 1909)

Juan Bautista Varela de Vega

Orfeón lucense

Año 2008

 

Historia del Orfeón lucense y Orfeón Gallego

Juan Montes, seminarista de Lugo

Obras musicales

José López Calo
Deputación Provincial de Lugo

Año 2001

Obras musicales de la primera etapa del músico, durante su estancia en el seminario de Lugo.

Las obras musicales de Juan Montes

José López Calo
Xunta de Galicia. Consellería de Cultura

Año 1991 - 2006

Edición de la obras musicales de Montes

Vol. I. Seis baladas gallegas

Vol. II. Oficio y misa de difuntos

Vol. III. Misa en Honor del Apóstol Santiago

Vol. IV. Otras misas

Vol. V. Te Deum - Siete palabras

Vol.VI. Obras relixiosas varias

Vol. VII. Obras de inspiración popular. (I)

Vol. VIII. Obras de inspiración popular. (II)

Vol. IX. Obras de inspiración popular. (III)

Vol. X. Obras de inspiración popular. (IV)

Vol. XI. Obras de inspiración popular. (V) - Vésperas da Catedral - Vária (I)

Obras para piano (I)

Edición crítica de Joám Trilho

Dos acordes

Xunta de Galicia

Año 2016

Obra pianística de Montes editada por Joám Trilho

Obras para piano (II)

Edición crítica de Joám Trilho

Dos acordes

Xunta de Galicia

Obras para piano a 4 y 6 manos.

Edición crítica y transcripción de Joám Trilho

Clásicos galegos. Vol. I

Sons Galiza

Año 1999

Orquestra de cámara de Xove e Grupo Vocal "Solo Voces"

Música de Pacheco, Santabaya, Bal y Gay (Concerto grosso) e J. Montes (Misa en Honor del Apóstol Santiago)

Clásicos galegos. Vol. II

Sons Galiza

Año 2004

Orquestra Municipal de Xove

Múisca de Bal y Gay e J. Montes

Dous séculos de música lucense

Excma. Deputación Provincila de Lugo

Bonaerges

Año 2010

Grupo Vocal Solo Voces, Orquestra Vigo 430, Aurelio Chao (piano), Irina Bunkova (soprano).

Música de autores lucenses: Pacheco, Pascula Veiga, Juan Montes, Gustavo Freire, Bal y Gay, García Julve, Moreno Fuentes...

Que bela te deu Deus!

Dos acordes
Excma. Deputación Provincila de Lugo

Año 2014

"Seis baladas galegas" de J. Montes y "Oito canções sobre poemas de Rosalia" de Moreno Fuentes

Esperanza Iglesias Méndez, soprano

Aurelio Chao, piano

PARTITURAS

Ofrecemos tres obras inéditas para voz y piano escritas en lengua castellana.
Consulte cómo adquirirlas.



 

sv183 Salve Regina   1857
sv213 En Belén hai moita festa   1857
sv184 Quem terra, pontus, sidera   1857
sv185 Veni creator spiritus   1860
sv234 Ai, Maruxiña (O Bico) Muiñeira TTBB   Letra de Jesús Rodríguez López (1859 - 1917)  
sv457 Adiós August Heinrich von Weyrauch   (1788 - 1865)   arranjo para orfeão de J. Montes 1888 ca.
sv452 Nocturno Orfeão a 4 vozes 1891
sv445 Himno a Guttenberg Orfeão a 4 vozes  
sv453 1ª Barcarola Orfeão a 4 vozes  
sv442 As lixeiras anduriñas Arranjo do próprio autor para Orfeão .   Texto de Salvador Golpe Varela (1850 - 1909) 1890
sv473 Plegaria a la Virgen (El piélago del mundo) TTBB Segundo a versão apresentada ao concurso 1890
sv472 Plegaria a la Virgen (El piélago del mundo) TTBB ou TTBB+ órg. ou T + órg.

Segundo versão editada por Canuto Berea
1890
sv186 Introito Oficio y Misa de difuntos 1891
sv187 Negra sombra (TTBB) Letra de Rosalía de Castro (1837-1885) 1892
sv188 Negra sombra (SATB) Letra de Rosalía de Castro (1837-1885) 1892
sv451 Maruxiña si quixeres Letra de Aureliano José Pereira (1855 - 1906) 1892
sv455 2ª Barcarola Laureada com o Primeiro Premio no certame musical de Leão 1892 ca.
sv393 Lonxe da terriña Letra de Aureliano José Pereira (1855 - 1906)  
sv471 O salutaris Motete a 4 voces solas 1896 ca.
sv456 Motete al Santísimo (Ego sum panis vivus)   1897 ca.
sv189 Kyrie Misa en Honor del apóstol Santiago 1897
sv190 Sanctus y Benedictus Misa en Honor del apóstol Santiago 1897
sv191 Benedictus Misa en Honor del apóstol Santiago 1897
sv241 Agnus Dei Misa en Honor del apóstol Santiago 1897
sv438 Genitori Manuscrito de Juan Antonio Moreno Fuentes